CUANDO ACARICIAS MI ALMA...

 

El tacto del dolor